El coche nos cuesta

Reducir el uso excesivo del automóvil y sus externalidades negativas, no sólo depende de mejoras en el transporte público y la movilidad en bicicleta y a pie, sino también de una mejor gestión en el uso de éste.

Al persuadir a las personas para que usen eficientemente sus autos, las ciudades pueden reducir emisiones de gases de efecto invernadero, contaminación del aire y permitir a sus ciudadanos disfrutar entornos urbanos más seguros y habitables, y con menos pérdidas de tiempo en el tráfico. ITDP ha realizado investigaciones sobre la importancia de la reducción del uso del automóvil y los beneficios ambientales, sociales y económicos que ésta puede tener en las ciudades mexicanas (Tomado de: http://mexico.itdp.org/que-hacemos/reduccion-del-uso-del-automovil/)

Parte de los resultado encontrados en dichas investigaciones se resumen en este sencillo cortometraje: