Sobre la muerte en el periférico de Mérida del ciclista urbano Alex Albornos Mis.

 

BOLETÍN DE PRENSA

 

 Mérida, Yuc. 26 de febrero de 2013.

El pasado viernes 22 de febrero aproximadamente a las nueve de la noche Alex Albornos Mis de 27 años y empleado de una fábrica de pinturas, perdió la vida al ser atropellado por una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, cuando regresaba de su trabajo a bordo de su bicicleta.

 Alex es el segundo ciclista muerto en la misma zona en lo que va del año y su fallecimiento viene a engrosar una larga lista de peatones y ciclistas malheridxs o fallecidxs por atropellamiento por un vehículo automotor, en el estado de Yucatán.

 Las vialidades en Yucatán están construidas prácticamente de manera exclusiva para la circulación de vehículos automotores, marginando a lxs peatones y a lxs ciclistas del uso de los espacios públicos. Una muestra es el anillo periférico “Lic. Manuel Berzunza y Berzunza”, en cuyo km 19 fue atropellado Alex; se trata de una vialidad de 50 kilómetros a la que cada año le son añadidos nuevos puentes vehiculares y distribuidores viales con un costo de cientos de millones de pesos, lo que contrasta con la muy escasa infraestructura construida para que peatones y ciclistas crucen esta vialidad. Es en fechas muy recientes que comenzaron a instalarse puentes peatonales en el anillo periférico, más por la fuerza de la presión social ante el elevado número de personas atropelladas, que por una planeación adecuada.

 El transporte público en la ciudad de Mérida, además de contar con un parque vehicular obsoleto y contaminante, reciclado de otras entidades federativas en las que ya no les es permitido circular por su antigüedad, es altamente ineficiente, no solo por el mal servicio que ofrece, sino por el inadecuado trazado de las rutas que más parecen atender intereses particulares o de grupo que  las necesidades de lxs ciudadanxs. Sólo así se explica que no exista una ruta que comunique de manera eficiente a las zonas periféricas de la ciudad. Alex, al igual que miles de ciclistas urbanos que diariamente circulan por el periférico, no tenía muchas opciones además de la bicicleta para ir de su trabajo en los rumbos de Cholul hasta su domicilio en la colonia Melchor Ocampo, muy cerca de donde perdió la vida.

 Por todo lo anterior:

 Exigimos que se investigue con absoluta imparcialidad la muerte de Alex Albornos, que se deslinden las responsabilidades correspondientes y que se haga justicia.

 Demandamos que la Secretaria de Seguridad Pública de Yucatán asuma sin dilación los gastos funerarios de Alex y que su señora madre reciba la indemnización que marca la ley.

 Conminamos a las autoridades del Gobierno del Estado de Yucatán a tomar las medidas necesarias que garanticen la seguridad de lxs ciclistas urbanos en todo el territorio estatal, así como la integridad física de lxs peatones, usuarixs del transporte público y automovilistas.

 Solicitamos se inicie de una vez por todas el ordenamiento del transporte público, demanda ciudadana largamente desatendida, que será de mucho beneficio para los habitantes de la ciudad de Mérida y sus municipios conurbados.

 Hacemos un llamado al Congreso del Estado de Yucatán para que proponga, discuta y apruebe una Ley General de Movilidad Sostenible en el Estado de Yucatán a fin de modificar los criterios autocentristas en la construcción de obra pública, buscando la prevalencia de los derechos de lxs peatones y ciclistas en las vialidades de la entidad.

 Que la muerte de peatones, ciclistas y automovilistas en la vía pública sea una excepción y no un tema de todos los días es responsabilidad de todxs, pero es obligación de las autoridades garantizar las condiciones para ello; este reto nos implica a todos los sectores de la sociedad yucateca.

 Exhortamos a todas las personas que transitan en los caminos, calles, avenidas y carreteras de Yucatán a que se conduzcan con orden y respeto de las normas de vialidad ya sean peatones, ciclistas urbanxs, operadores del transporte público o automovilistas.

 Finalmente hacemos una invitación abierta a la sociedad en general para que nos acompañen este miércoles 27 de febrero a las 9 de la noche en rodada silenciosa saliendo del parque de Santa Ana al lugar donde fue atropellado Alex Albornos, ahí realizaremos la instalación de una Bicicleta Blanca para rendir homenaje a todxs lxs ciclistas urbanxs que cada año mueren en Yucatán.