Día Mundial de la Bicicleta

Casi todxs alguna vez nos hemos subido a una bicicleta, muy probablemente es un recuerdo que va de la mano de nuestra niñez. La primera vez que pudimos andar solxs, las primeras caídas, las primeras cicatrices.

La mayoría poco a poco la fuimos dejando, llegaron los videojuegos, las clases de ballet o el fútbol, indudablemente la tv también. Nos separamos de ella. Dejamos que se empolvara en la bodega de la casa. He oído de algunxs cuyos papás decidieron venderla. Ahí se quedó.

Pero tal como las ruedas de ella misma, el ciclo nos llevó a aquella infancia. De esos regresos que van más allá del acontecimiento, que nos regresan en años. Ya no sólo para divertirnos, sino para que crezca con nosotrxs. Para pasar de la salida al parque al camino del trabajo o de la escuela. Para dejar de ser un juguete más y ser una extensión de nuestro cuerpo. De permitirnos movernos, conocer nuestra ciudad, compartirnos. Por ella, que inanimada nos da tantas historias de vida.

Y así, en cada pedaleada, esta increíble máquina nos recuerda que se mueve por nosotrxs, con la fuerza de nuestras piernas, nuestras convicciones y, muchas veces, nuestras prisas.

Hoy cuando son tan frecuentes los problemas viales, la contaminación del aire y la auditiva, los problemas de sobrepeso y obesidad, la violencia en las calles, lxs malxs líderes y autoridades políticas, la promoción al uso indiscriminado del automóvil y la pérdida de espacios públicos para compartir entre lxs ciudadanxs. Llega un grupo de atrevidxs desconocidxs que reconocen la nobleza y eficacia de la bicicleta a rodar cada miércoles juntxs, mostrándole a la ciudad que sí se puede andar en bici en ella, que no sólo es posible sino que se la pasa uno o una bien chido. Que podemos juntarnos sin conocernos gente tan diferente unida por las ganas de pasear en bici, de reclamar el espacio y reconocimiento de lxs ciclistas en las calles y demostrar que podemos convivir todxs bajo una cultura vial responsable y respetuosa.

A uds que la hacen vivir cuando le ponen nombre, que la hacen vibrar cuando se suben a ella:

FELIZ DÍA DE LA BICICLETA.